Se suele decir que los datos son el petróleo del siglo XXI y así debe ser cuando para protegerlos algunos organismos emplean férreas medidas de seguridad. Es el caso del Consejo General del Notariado, que conserva su valiosísima base de datos en un búnker bajo tierra. En ella se almacena información sensible de 35,4 millones de personas físicas y 3,1 millones de personas jurídicas. Se trata de la segunda base de datos más grande después de la de Hacienda, llegando a almacenar, en total, un petabyte de información, es decir, un millón de gigabytes, o lo que es lo mismo, el equivalente a lo que supondría guardar un millón de películas.

Los notarios manejan millones de documentos con información sensible.
Los notarios manejan millones de documentos con información sensible. ULY MARTÍN

El Índice Único Informatizado Notarial es una gran base de datos que almacena y clasifica electrónicamente el contenido de las escrituras y de las actas públicas autorizadas por los 2.895 notarios repartidos por toda España. La gestión de toda esta información está en manos de la Agencia Notarial de Certificación (Ancert), una empresa ubicada en Barcelona que pertenece al Consejo General del Notariado y que, aunque desconocida, ha llegado a situarse entre las cinco tecnológicas más importantes del país. Su plantilla, de más de 200 personas, es seleccionada con cuidado: se comprueban los antecedentes e incluso la posibilidad de que tengan alguna deuda pendiente o algún indicio que pudiera llevarles a cometer una imprudencia. Además, las oficinas están controladas por cámaras de seguridad y los trabajadores no tienen permitido tener el móvil encima de la mesa en ningún momento. La información que manejan es demasiado tentadora como para no extremar las precauciones.